El carnaval de los carnavales

Marzo 2019

El carnaval de las Islas Canarias es una explosión de alegría, música y color. Las calles se tiñen de fiesta, el aire se impregna de diversión y por todos los rincones de las islas las murgas, los mogollones y los desfiles personifican con su parodia y vistosidad una de las fiestas con más tradición.

Pero lo que realmente diferencia a los carnavales canarios respecto de otros, son sus agradables temperaturas, a pesar de ser invierno. Elige el disfraz que más te apetezca y no te preocupes por el frío, sus noches templadas seguro que te permitirán lucirlo.

Galas a todo color

Uno de los momentos más esperados de los carnavales canarios son sus Galas de la Reina del Carnaval porque en ellas se elige quién será la máxima representante de la fiesta. Varias candidatas desfilan luciendo llamativos trajes de plumas y pedrería, que han ido confeccionando durante todo el año y
que pueden llegar a pesar cientos de kilos. Todo un espectáculo de color y
brillo.

Otro de los eventos principales son los cosos y las cabalgatas. Desfiles de disfraces, comparsas, murgas, carrozas…una gigantesca masa de color y alegría bailando al ritmo del carnaval impregna las calles de las islas.

¡A la calle y a los mogollones!

El carnaval en la calle y los mogollones son una de las partes centrales de la fiesta, cuando la gente inunda la ciudad al ritmo de la música con el único objetivo de pasarlo bien y lucir el disfraz. 

Todo el mundo es bienvenido, solo es necesario tener muchas ganas de diversión.

Para todos los estilos

Las Islas Canarias son una tierra llena de contratses, al igual que sus carnavales. Cada isla cuenta con sus propios actos y celebraciones, en los que pueden verse desde una drag queen coronándose como reinona del carnaval, hasta una guerra de polvos de talco.

El entierro de la sardina

Y llega uno de los momentos de la fiesta menos deseados: su final. Una de las ceremonias más características y peculiares en la que todos los isleños desfilan parodiando un funeral, y en la que se incinera una sardina
en medio de un espectáculo de fuegos artificiales.